ES / CA / EN

Los cuentos hacen acto de presencia en el Segundo Baithaka

05/05/2009 - blog

A veces, sucede. No tan a menudo como nos gustaría, pero sí, sucede. Primero todo empieza como en una sesión normal y corriente, nada hace pensar en lo que vendrá luego, no hay indicios, ni señales… O quizás si los haya, quizás la energía positiva tenga que ver con eso. Y es que había energía positiva a raudales en el Segundo Baithaka: de los voluntarios de The Direct Help Foundation compartiendo experiencias, vendiendo el incienso artesanal; de los parientes y amigos que habían acudido para apoyar su causa, de los conocidos, los curiosos, los enamorados de Nepal, del bhangra, de bollywood, del mango lassi y las samosas… El resultado de toda esta mezcla de ingredientes era imposible de predecir. Nosotros fuimos a ofrecer nuestros cuentos en este acto benéfico, pero no sabíamos con qué ingredientes íbamos a contar, aunque bien pensado, eso nunca se sabe en este oficio, ahí radica su enorme atractivo, es como cocinar sin receta: nunca te vuelve a salir igual.
Si, puede que fuera todo esto lo que hizo que la narración fuese tan especial, tanto para el público como para los narradores, Ignasi y yo, pues pudimos ver con nuestros propios ojos como los cuentos hacían acto de presencia en aquella sala y se contaban ellos mismos. Fue un buen trabajo en equipo, como si cada uno de los presenté dibujara un trozo del cuento, dando como resultado un fresco multicolor, como el formado por las siluetas de las manos de todos los participantes en el Segundo Baithaka. Mónica, creo que deberás ir a por el tercero…

Deja un comentario