ES / CA / EN

Un poco de kathakali

14/09/2010 - blog


Ya tengo entradas para asistir este viernes a la actuación de Margi Theatre, la compañía de teatro kathakali que actúa estos días en el Festival Asia.
Me cuesta entender mi fascinación por el teatro kathakali, pues tampoco sabía muy bien a lo que iba cuando me apunté a unas clases en la escuela Vijnana Kala Vedi de Aranmula, Kerala. Pero tuve la suerte de dar con un profesor que amaba profundamente lo que hacía, y aunque después de mi estancia allí mis dedos seguían bastante torpes al esbozar los mudras, sí que me llevé enseñanzas valiosas e inesperadas. Por ejemplo, que en el kathakali el público son los dioses, y por eso suele escenificarse en los templos, donde los mortales podemos asistir en calidad de invitados; que los actores nunca saben qué papel les va a tocar representar antes de salir a escena, pues todos son uno, todos conforman a partes iguales la historia que se va a contar; que la gestualidad y los silencios pueden decir tanto o más que palabras; que el héroe siempre va maquillado de verde y el villano se enmascara de negro y rojo…
Recuerdo perfectamente una de las últimas clases: una hora y media empleó Keshavan Namboothiri en maquillarme la cara, primero de héroe, luego de villano, con una capa de colores naturales mezclados con aceite de coco, el mismo aceite que después utilizó para desmaquillarme: en pocos minutos borró de mi cara aquella maravilla. Me quedé pasmada. Captando mi reacción, me dijo: “Creation is very difficult; destruction is very easy.” Estas palabras se me quedaron grabadas en el corazón. Me dijeron muchas cosas, y me dicen aún más a medida que pasa el tiempo. Tiene que ver con el arte, con la creación, con la vida… Con todo.
Quizá sea por eso que me siento próxima a un arte tan distante, o quizá no sea tan distante como parece a primera vista. Quién sabe. Lo cierto es que estoy encantada de que algunos mudras se entrometan en mis gestos al narrar. Y espero que sigan ahí mucho tiempo.

Una respuesta a “Un poco de kathakali”

  1. Eso digo yo siempre: "no me toques los mudras que me mosqueo". Bromas aparte, espero ver kathakali algún día y poder dar una opinión útil. Un abrazo!