Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /usr/home/susanatornero.com/web/narradora/wp-includes/widgets.php on line 546 susana tornero » Blog Archive » Pasaje a la India
ES / CA / EN

Pasaje a la India

29/12/2008 - blog


Hay lugares en los que te sientes una extraña, y otros donde, como por arte de magia, pareces incorporarte al paisaje como un elemento más, que lleva allí toda la vida. Esa sensación la tuve en India. Y por eso la sesión de cuentos indios Curry y betel es tan importante para mí, porque allí me sentí como en casa. Me trataron, por así decirlo, como a una más de la familia. De ahí que, al preparar la sesión de diciembre en el Harlem Jazz Club, me invadieran las dudas, el miedo a no estar a la altura de lo que mis “ancestros” indios esperaban de mí. Una manera como cualquier otra, supongo, de dejar que aflorara mi perfeccionismo. Así que me puse a ello, e intenté trasladarme hasta India de algún modo.
Y por unos días volví allí, gracias a la excelente voz de Jamie Koot, con la que coincidí en la escuela Vijnana Kala Vedi de Kerala y que me obsequió con un precioso canto a Sarasvati, para abrir la sesión con la bendición de la diosa.
Hojeé también mis cuadernos de kathakali, y recordé a mis perezosos dedos los mudras con los que, según mi maestro, Sri Kalamandalam Keshavan Namboodiri, si te acompañas de las miradas y los movimientos adecuados, puedes decir absolutamente todo.
Leí diferentes versiones del Ramanyana antes de dormir, y mis noches se fueron poblando de guerreros invencibles, demonios malvados, monos dotados de poderes sobrenaturales y ciervos dorados. Y de este modo, poco a poco fue tomando forma la historia de Rama y Sita que quería contar.
Mi amiga Sara me desveló los trucos que toda mujer india debe saber para vestir rápidamente el sari. De una puntuación del 0 a 10, gracias a su ayuda, obtuve en un tiempo récord un nada desdeñable 7.
Probé el cuento en una ocasión propicia, ante mi profesora de kathak Sharmini y sus alumnas. Fue estupendo ver cómo ella disfrutaba cazando detalles de su danza en mis gestos, cómo pueden llegar a fundirse unas cosas con otras…
Y el día llegó. El sol se escondió… y la narradora narró.
Y el mejor premio vino de boca de una amiga que asistió a la sesión con su pareja de origen punjabí, cuando me confesó que él se había sentido trasladado a su país. Cada vez que cuento cuentos de un lugar lejano al mío, es como si viajara allí. Pero es mucho más bonito cuando hacemos el viaje todos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.